Este jueves 15 de noviembre, tuvo lugar nuestro tradicional desayuno entre los cuartinos y los profesores y asistentes de la educación.

En esta ocasión nos sorprendieron con la interpretación de musical y algunos bailes dedicados a todos quienes participaron parte de su formación escolar.

El colegio es un momento único en la vida de cada estudiante. La etapa es inolvidable y estas generaciones han demostrado su cariño, valoración y reconocimiento al trabajo efectuado por cada uno (a) de los (as) docentes y asistentes, que fueron testigos de su crecimiento, de sus logros, de sus caídas, de aquellas rabietas ocasionadas por alguna situación que consideraron injusta o de alguna recordada emoción ante un momento de fragilidad.

Muchas gracias a todos por el cariño y éxito en sus proyectos venideros.