Con el fin de que los alumnos de tercero medio conozcan a sus futuros ahijados de kínder, se hace este encuentro, en el que juegan, identifican sus nombres, sus caritas, etc. permitiéndoles a los más grandes, adentrarse en este mundo infantil, creando los primeros lazos para los apadrinamientos de cuarto año medio, del próximo año.